Brasil récord (74.930, a 8,2% de violaciones) de niñas y niños

Tiempo de lectura: 3 minutos

Brasil lanzó números alarmantes del 2022: el país vecino registró el mayor número de violencia sexual de su historia, con 74.930 víctimas, un aumento del 8,2% frente a 2021.

Un dato clave divulgado por el Foro de Seguridad Pública es que tres de cada cuatro víctimas son niñas y niños menores de cuatro años, abusados sexualmente en contextos intrafamiliares o dentro de su círculo de vecinos.

Los casos pueden estar subnotificados debido a que la estadística capta los casos de violencia sexual denunciados ante la policía y el sistema judicial. Brasil lanzó números alarmantes del 2022: el país vecino registró el mayor número de violencia sexual de su historia, con 74.930 víctimas, un aumento del 8,2% frente a 2021. Un dato clave divulgado por el Foro de Seguridad Pública es que tres de cada cuatro víctimas son niñas y niños menores de cuatro años, abusados sexualmente en contextos intrafamiliares o dentro de su círculo de vecinos. Los casos pueden estar subnotificados debido a que la estadística capta los casos de violencia sexual denunciados ante la policía y el sistema judicial En 2022, el 88,7 % de las víctimas se identificaron como mujeres y el 11,3 % como hombres. También la cuestión de la raza ha sido crucial en la violencia sexual denunciada: en 2021, el 52,2% de las víctimas eran afrodescendientes, mientras que en 2022 ese número subió al 56,8 %

De acuerdo con el Anuario de Seguridad Pública 2022 del que participan diversas entidades públicas y privadas, Brasil tiene aproximadamente 36,9 casos de violación por cada 100.000 habitantes.

De las víctimas registradas en el informe oficial, el 61,4% tenía 13 años o menos.

Según los datos, el mayor incremento se produjo en las «violaciones vulnerables», denominación legal de Brasil que incluye «cualquier acto libidinoso» contra una víctima menor de 14 años.

El Estado con mayor tasa de aumento de denuncias de violaciones fue Amazonas, con 50,8%. En números absolutos, saltó de 388 a 591 casos.

La explicación sobre el incremento de registros de violaciones vulnerables tiene que ver también con el regreso de niñas y niños a las escuelas después de la pandemia.

Samira Bueno, directora del Foro Brasileño de Seguridad Pública, explicó que hubo una «explosión de casos» que se fueron conociendo cuando se reabrieron completamente las escuelas tras la pandemia.

En el grupo de edad que va de los 14 a los 17 años, la mayoría de las violaciones siguen siendo vulnerables, en situaciones en las que la víctima, por el motivo que sea, no puede ofrecer resistencia.

En 2022, el 88,7 % de las víctimas se identificaron como mujeres y el 11,3 % como hombres.

También la cuestión de la raza ha sido crucial en la violencia sexual denunciada: en 2021, el 52,2% de las víctimas eran afrodescendientes, mientras que en 2022 ese número subió al 56,8 %.

El 64% de los acusados de violar a niñas y niños forma parte del círculo familiar de las víctimas.

Al perfilar al agresor se identificó que, en el 64,4% de los casos en que la víctima tiene hasta 13 años, el abusador es un familiar. Cuando la víctima tiene más de 14 años, en el 37,9% se da la misma situación.

De acuerdo con el Anuario de Seguridad Pública 2022 del que participan diversas entidades públicas y privadas, Brasil tiene aproximadamente 36,9 casos de violación por cada 100.000 habitantes.

De las víctimas registradas en el informe oficial, el 61,4% tenía 13 años o menos.

Según los datos, el mayor incremento se produjo en las «violaciones vulnerables», denominación legal de Brasil que incluye «cualquier acto libidinoso» contra una víctima menor de 14 años.

El Estado con mayor tasa de aumento de denuncias de violaciones fue Amazonas, con 50,8%. En números absolutos, saltó de 388 a 591 casos.

La explicación sobre el incremento de registros de violaciones vulnerables tiene que ver también con el regreso de niñas y niños a las escuelas después de la pandemia.

Samira Bueno, directora del Foro Brasileño de Seguridad Pública, explicó que hubo una «explosión de casos» que se fueron conociendo cuando se reabrieron completamente las escuelas tras la pandemia.

En el grupo de edad que va de los 14 a los 17 años, la mayoría de las violaciones siguen siendo vulnerables, en situaciones en las que la víctima, por el motivo que sea, no puede ofrecer resistencia.

En 2022, el 88,7 % de las víctimas se identificaron como mujeres y el 11,3 % como hombres.

También la cuestión de la raza ha sido crucial en la violencia sexual denunciada: en 2021, el 52,2% de las víctimas eran afrodescendientes, mientras que en 2022 ese número subió al 56,8 %.

El 64% de los acusados de violar a niñas y niños forma parte del círculo familiar de las víctimas.

Al perfilar al agresor se identificó que, en el 64,4% de los casos en que la víctima tiene hasta 13 años, el abusador es un familiar. Cuando la víctima tiene más de 14 años, en el 37,9% se da la misma situación.

Con material de canal26

Mesa de prensa LOd.

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.