¡Está apareciendo un nerviosismo grande en GMR!

Tiempo de lectura: 5 minutos

En mayo de 2019 a pocos meses de provocar su destitución para dedicarse a la política, Guido Manini Ríos decía: “A veces, hay una intencionalidad de decir que este es el partido de los militares, cuando en realidad hay militares porque yo provengo del sector militar y quienes a mí en conocen de toda la vida, me respaldan. Eso habla bien del candidato, sería triste que quienes me conocen no me respaldaran.”

Vamos a ver quiénes son algunos de los militares que lo conocen de toda una vida y respaldan.

Entre los militares que están más cerca del general ® están algunos de la promoción 1978: “General Leandro Gómez”;  el mayor ® Enrique Mangini, los coroneles ® Raúl Lozano, Alfredo Rubio y Enrique Montagno. De una promoción anterior, de 1977, su asesor en seguridad, el coronel® Antonio Romanelli, destacado por su participación en las torturas en tres unidades militares y famoso por el hostigamiento permanente cuando revestía en el Penal de Libertad. Guido lo “pasó” a un segundo plano porque quema.

Uno de los más  influyentes dentro de Cabildo Abierto, Eduardo Radaelli, de una promoción posterior en 1979, quien fuera procesado por el secuestro de Eugenio Berrios, donde quedó demostrado que el Plan Cóndor seguía funcionado en plena democracia, bajo el gobierno de Lacalle Herrera. Otro que es de la misma generación es Rivera Elgue, que hoy es subsecretario en el ministerio de Defensa. Éste llegó a decir que habían matado a muy pocos durante la dictadura.

Mangini y Romanelli entraron al Ejército un poco mayores, porque ambos iban armados antes del golpe de 1973 a la puerta de los liceos y atacaban a los jóvenes, ambos  integrantes de bandas fascistas.

Enrique Mangini el 11 de agosto de 1972 con una patota fascista entraron al liceo Nº 8, cuando había una asamblea de padres, profesores y estudiantes y mataron por la espalda a Santiago Rodríguez Muela de 22 años , estudiante del nocturno, que quería terminar sus estudios.

Enrique Mangini integraba la JUP –Juventud Uruguaya de Pie, dirigida por Hugo Manini Ríos- e ingresó en el Ejército en el arma de Artillería. En 1979 era alférez, en 1981 teniente 2º y luego como capitán revistió en el Regimiento “Blandengues de Artigas” donde tuvo como jefes a los integrantes de la Logia tenientes de Artigas, coroneles Manuel Fernández y al torturador y asesino Gilberto Vázquez.

Luego lo acomodaron en el gobierno de Sanguinetti al mando de la Base Antártica.

Este personaje ya retirado fue fotografiado en octubre de 2007 junto con otro torturador, el coronel ® Eduardo Ferro, cuando salían como guardaespaldas del general ® Iván Paulós, jefe de los siniestros servicios de inteligencia durante la dictadura terrorista de la Doctrina de la Seguridad Nacional.

Es íntimo amigo de Jorge Guldenzoph procesado recientemente por violador de los derechos humanos.

En el chalet Macorina de Mangini  en el barrio Pinares, a unas cuadras de la playa Mansa, se hizo cuando Manini estaba en actividad, una de las primeras reuniones donde se cocinó lo que vino después.

O sea, que fue uno de los principales impulsores de la candidatura del líder de Cabildo Abierto. Fue uno de los coordinadores generales de la Agrupación Dragones de Maldonado. En esa primera reunión de enero de 2019 participaron los principales impulsores de su candidatura: algunos de la promoción 77, varios de la 78 y algunos pesos pesados de la 79.

La segunda reunión se hizo en la semana de carnaval, en el mismo chalet; y ahí el general confirmó de que “se iba hacer echar”.  Otro de los participantes además de los ya señalados, fue Gaspar Barrabino Silveira hijo del golpista Julio Barrabino Sáez, que entró al Palacio Legislativo acompañando a luego dictador, general Gregorio Álvarez, el 27 de junio de 1973. Luego Julio Barrabino dirigió los penales de la dictadura donde se acosaba a las presas y a los presos.

Además Gaspar es hermano de Julio que junto con el capitán Wellington Sarli, tuvo en custodia al chileno Julio Sanhueza Ross –oficial de la DINA chilena- requerido por asesinatos en Chile, mientras el teniente coronel Tomás Casella y el capitán Eduardo Radaelli ocultaban a Eugenio Berrios, que luego fue asesinado de un tiro en la cabeza y enterrado en la arena en Parque del Plata.

Radaelli participó de ambas reuniones, es uno de los principales dirigentes de Cabildo Abierto. Es de extrema confianza de Guido Manini Ríos y es como el secretario de finanzas del partido.

Otro de los participantes fue Alfredo Rubio (h) camarada de promoción de Guido. Hijo del jefe de Gavazzo cuando este asesinó e hizo desaparecer a Gomensoro.

Guido Manini Ríos ha hecho una defensa a ultranza de varios militares violadores de los derechos humanos.

Otro de los fundadores del partido fue el coronel ® Enrique Montagno. Ante los hechos lamentables  de notoriedad, protagonizado por este militar clientelista, en su breve actuación en ASSE; el senador Manini Ríos en radio Monte Carlo dijo que seguiría en Cabildo Abierto del que es cofundador porque lo que dijo lo dijo en privado.

O sea, que Manini se sacó la careta. Es vox populi en las unidades, sobre el doble discurso del general. El incorruptible apoya a un coronel desprolijo, que trata de hijos de puta a sus aliados, que  es clientelista, y acomodador de amigos por atrás de la puerta. Se jactó de eso, como lo sabe todo el Uruguay. Dijo: “Son unos reverendos hijos de puta”.  Agregó que la coalición se iba a partir.

Y Guido se pone cada vez más nervioso porque queda al descubierto y el defiende lo indefendible. Incluso alabando la labor de su camarada de promoción. Guido Manini Ríos minimizó los números de los acomodados, pero no niega el acomodo.

El discurso anti corrupción propio de este tipo de gente ha quedado al desnudo. Son lo peor de lo peor. Y hay muchos comentarios en las unidades.

El coronel además de acomodar gente en ASSE, además dijo que el 90% de los funcionarios de ASSE son de izquierda -¿cómo lo sabe?- y que hay que barrerla a la gente de izquierda. Todo un “demócrata”.

Llegaron 50 años tarde. Ustedes de la promoción 1978 son perdedores. Formaron parte de una tanda de oficiales que se incorporaron envenenados por el general nazi Ballestrino, que era  parte de un generalato que quiso barrer la izquierda con el terrorismo de Estado y no pudieron. ¡Son perdedores! Perdieron en el Plebiscito de 1980 cuando el pueblo uruguayo le dijo NO a la constitución fascista que intentaron imponer y no pudieron. ¡Son perdedores! ¡Ustedes votaron por el SÍ! ¡Y perdieron! Por eso odian a la izquierda y cualquier idea progresista.

Defender a este coronel impresentable es el espejo donde se mira este general que no sabe lo que es una guerra de verdad. Si tan bueno es su camarada el coronel, porque permitió que renunciara.  Dime a quien defiendes y te diré quién eres. Si defiendes a un corrupto…Si defiendes a secuestradores y torturadores…

En poco tiempo ha quedado en evidencia la supuesta honestidad.

¿No era que se había terminado el recreo?

En menos de un año, en medio de una pandemia mal manejada, empezó a surgir como la lava de un volcán, la corruptela de los cabildantes…no en una fiesta, sino en una “orgía” de acomodados…

De esta manera vuelven a ensuciar el uniforme que juraron defender.

 

 

Por Pablo Reveca
Comunicador Uruguayo


La ONDA digital Nº 996 (Síganos en Twitter y facebook)

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.