EEUU propicia golpe en Pakistán

Tiempo de lectura: 3 minutos

Estados Unidos ayudó a Pakistán a obtener el rescate del FMI con un acuerdo secreto de armas para Ucrania, según documentos filtrados que publica The Intercept. El préstamo negociado por Estados Unidos permitió al ejército de Pakistán posponer las elecciones, profundizar una brutal represión y encarcelar al ex Primer Ministro Imran Khan.

El rescate financiero del FMI venía siendo negado y solo se obtuvo tras la venia de EEUU a principios de año, según dos fuentes con conocimiento del acuerdo, con confirmación de documentos internos de los gobiernos paquistaní y estadounidense. Las ventas de armas se realizaron con el fin de abastecer al ejército ucraniano, lo que marca la participación de Pakistán en un conflicto ante el que había enfrentado presiones estadounidenses para tomar partido.

La revelación es una ventana al tipo de maniobras entre bastidores entre las élites financieras y políticas que rara vez se exponen al público, incluso cuando el público paga el precio. Las duras reformas de política estructural exigidas por el FMI como términos de su reciente rescate dieron inicio a violentas manifestaciones que se desarrollan actualmente en Islamabad y otros puntos del país.

Las protestas son el último capítulo de una crisis política que ya dura un año y medio y que sacude al país. En abril de 2022, el ejército paquistaní, con el apoyo de Estados Unidos, ayudó a organizar una moción de censura para destituir al primer ministro Imran Khan. Antes del derrocamiento, los diplomáticos del Departamento de Estado expresaron en privado su enojo a sus homólogos paquistaníes por lo que llamaron la postura “agresivamente neutral” de Pakistán en la guerra de Ucrania bajo el gobierno de Khan. Advirtieron sobre las terribles consecuencias que tendría la permanencia de Khan en el poder y prometieron que «todos serían perdonados» si fuera destituido.

Desde el derrocamiento de Khan, Pakistán se ha convertido en un apoyo útil para Estados Unidos y sus aliados en la guerra, ayuda que ahora ha sido reembolsada con un préstamo del FMI. El préstamo de emergencia permitió al nuevo gobierno paquistaní posponer una catástrofe económica y posponer indefinidamente las elecciones. Esto permitió al nuevo gobierno lanzar una ofensiva contra la sociedad civil y encarcelar a Khan.

«La democracia paquistaní puede ser, en última instancia, una víctima de la contraofensiva de Ucrania», dijo a The Intercept Arif Rafiq, un académico no residente del Instituto de Oriente Medio y especialista en Pakistán.

Pakistán es conocido como un centro de producción de los tipos de municiones básicas necesarias para una guerra intensa. Mientras Ucrania lidiaba con una escasez crónica de municiones y equipo, la presencia de proyectiles producidos en Pakistán y otras ordenanzas del ejército ucraniano ha surgido en informes de noticias de fuente abierta sobre el conflicto, aunque ni Estados Unidos ni Pakistán han reconocido el acuerdo.

Los registros que detallan las transacciones de armas fueron filtrados a The Intercept a principios de este año por una fuente dentro del ejército paquistaní. Los documentos describen las ventas de municiones acordadas entre EE. UU. y Pakistán desde el verano de 2022 hasta la primavera de 2023. Algunos de los documentos fueron autenticados haciendo coincidir la firma de un general de brigada estadounidense con su firma en registros hipotecarios disponibles públicamente en los Estados Unidos. ; haciendo coincidir los documentos paquistaníes con los documentos estadounidenses correspondientes; y revisando las revelaciones paquistaníes sobre ventas de armas a Estados Unidos, públicamente disponibles pero no reportadas anteriormente, publicadas por el Banco Estatal de Pakistán.

Los acuerdos de armas fueron negociados, según los documentos, por Global Military Products,

una subsidiaria de Global Ordnance, un controvertido traficante de armas cuyos enredos con figuras poco respetables en Ucrania fueron el tema de un artículo reciente del New York Times .

Los documentos que describen el rastro del dinero y las conversaciones con funcionarios estadounidenses incluyen contratos, licencias y documentos de requisa estadounidenses y paquistaníes relacionados con acuerdos negociados por Estados Unidos para comprar armas militares paquistaníes para Ucrania.

Estados Unidos guardó silencio sobre la extraordinaria escalada de violaciones de derechos humanos. El futuro de la asediada democracia de Pakistán está puesto en duda.»La premisa es que tenemos que salvar a Ucrania, tenemos que salvar esta frontera de la democracia en el perímetro oriental de Europa», dijo Rafiq. “Y entonces este país asiático moreno tendrá que pagar el precio. Entonces pueden ser una dictadura, a su pueblo se le pueden negar las libertades por las que todas las demás celebridades en este país dicen que debemos apoyar a Ucrania: la capacidad de elegir a nuestros líderes, la capacidad de tener libertades cívicas, el Estado de derecho, todo eso. Ese tipo de cosas que pueden diferenciar a muchos países europeos y democracias consolidadas de Rusia”.

 

 

 

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.