Lorca en las trincheras

Tiempo de lectura: 3 minutos

El 19 de agosto hizo 82 años del fusilamiento de Federico García Lorca, el poeta español más leído de todos los tiempos.

Federico García Lorca no pertenecía a ningún partido político, aunque simpatizaba con la República Española, pero es un artista moderno que por definición, en aquella época, pertenecía al ‘arte degenerado’, y por ello es considerado un enemigo para el régimen autoritario que devendría tras el triunfo de Franco. Aunque se le ofreció la posibilidad de exiliarse, él diría, sin lugar a dudas: “Yo soy español integral y me sería imposible vivir fuera de mis límites geográficos; pero odio al que es español por ser español nada más, yo soy hermano de todos y execro al hombre que se sacrifica por una idea nacionalista, abstracta, por el sólo hecho de que ama a su patria con una venda en los ojos. El chino bueno está más cerca de mí que el español malo. Canto a España y la siento hasta la médula, pero antes que esto soy hombre del mundo y hermano de todos. Desde luego no creo en la frontera política.” Federico García Lorca fue asesinado en el camino que va de Víznar a Alfacar y su cuerpo permanece todavía enterrado en una fosa común anónima junto con los cadáveres de dos banderilleros y un maestro nacional ejecutados con él. Ya es hora de que su cuerpo, que ha dejado de ser únicamente español para ser la personificación de un artista de talla mundial, nos sea devuelto para poder rendirle los honores que se merece.

La duplicidad de la obra
Con motivo de que este año hicieron 120 años de su nacimiento, en varias ciudades se le hicieron homenajes a este gran poeta y dramaturgo. También en Uruguay se presentó “Lorca en las trincheras de Madrid”, obra que es una adaptación de “El retablillo de Don Cristóbal” hecha por Adhemar Bianchi, y con la dirección del mismo junto a Ximena Bianchi.

La obra se representa dentro de otra obra. Es decir, mientras un grupo de títeres representa la obra de El retablillo de Don Cristóbal la misma es interrumpida en varias ocasiones por las noticias de la guerra y los cantos de los milicianos, de forma que, con cada una de esas interrupciones podemos ir viendo el devenir bélico.

De hecho lo más destacable y original es la duplicidad de los títeres como método teatral. Porque si bien hay un escenario común donde se representa a los títeres, éstos tienen los mismos rostros (y figuras) que los actores que representan, a su vez, a los títeres. Por eso la duplicidad, en lo que es un verdadero hallazgo.

Es una obra breve, divertida, ni nos damos cuenta del paso del tiempo, y las canciones (para los que sabemos algo de la historia de la República Española) nos traen los ecos de recuerdos combatientes.

Con la sobriedad acostumbrada de Dante Alfonso en papel principal (como Don Cristóbal) y un elenco joven muy meritorio, hay tiempo para verla el próximo sábado 25 y domingo 26 de agosto.

Por Sergio Schvarz

 

La ONDA digital Nº 874 (Síganos en Twitter y facebook)

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.