A cada tiempo social, vuelve a erguirse y da noticia al mundo

Tiempo de lectura: 3 minutos

La Izquierda es protagonista central de la Historia desde hace no menos de 200 años, siendo que tiene mucho más para aportar a las mujeres y hombres de nuestro mundo, desde la autoconsciencia que la signa y, así, con capacidad autocrítica, poder repensarse, sin dogmas que la angosten y ahuequen.

Ciertamente que ese proceso no es ni lineal ni permanente; más aun: ha sabido no sólo de fases cargadas de dogmatismo, como de claudicaciones y miserias. Es del orden de lo humano, pues.

Pero la Izquierda tiene una condición especial: tras caer, y merced a su autoconciencia, cada tiempo social, vuelve a erguirse y da noticia al mundo de su aporte esencial a la causa de los desposeídos.

Así ocurrió, por ejemplo, el 21 de febrero de 1848, con la edición del Manifiesto, o el 28 de mayo de 1871, con los mártires de la Comuna, ciertamente el 1 de Mayo de 1884, con la ejecución de los mártires de Chicago y, ya en el siglo XX, el 25 de Mayo de 1968, con la rebelión en Francia, que luego se trasladó a los EUA, donde fuera salvajemente reprimida, y al resto del mundo.

La Izquierda, entonces, recrea aquel proceso dialéctico que en su espinazo tiene la determinación de lograr mayor dignidad para todos los hombres y todas las mujeres desde una condición económica que les permita emanciparse, solidaridad mediante, incorporando a los Derechos Humanos en toda su extensión y profundidad.

En la búsqueda teórica de tal avance, nos permitimos destacar a Axel Honneth (3ª generación de la Escuela de Frankfurt (sí, la que además de Horkheimer y Adorno, tuvo a Marcuse, protagonista del Mayo norteamericano) quien teoriza con mayor incisión.

Dice Honneth (2015), por ejemplo, lo siguiente: “(…) Si en la actualidad el socialismo aspira no sólo a eliminar la heteronomía y el trabajo enajenado en la esfera económica, sino también a superar la imposición, la dominación y la coacción en las relaciones personales y en la construcción de la voluntad democrática, solo podrá encontrar compañeros de lides para su preocupación normativa en las arenas de la vida pública política, puesto que solo aquí se enfrenta con los miembros de la sociedad en roles que los habilitan a defender mejoras en las que no están afectados directamente sus intereses. En este sentido, hoy en día el socialismo es primordialmente un asunto de los ciudadanos políticos, no ya de los asalariados, por mucho que sean también sus asuntos por los que haya que pelear una y otra vez en el futuro.”

Queden estas líneas para la reflexión y, eventualmente, discusión fraterna.

Convengamos que para la Izquierda reviste alta significación que el individuo (como ser alienado) tenga los medios y los modos para devenir persona humana, esto es, un ser humano solidario que entiende que la verdadera libertad, la dadora de sentido y proyección, es la que se construye colectivamente, sin que por ello pierda su proceso de individuación, sino todo lo contrario (recordar a Martin Buber y la centralidad del “Yo y Tú”, en contraposición al alienante “Yo y Ello”).

No debe soslayarse que  el hombre, como la mujer, es un ser social.

En el Uruguay, la Izquierda forma parte de ese proceso dialéctico estando por si esto fuera poco. abocada a la profundización de la democracia participativa. Luego, no guarda relación ni con populismos (otro nombre para los caudillismos), ni con cesarismos, como definiera Tomás Eloy Martínez a ciertos caudillismos argentinos, aun vigentes.

Finalmente, una nota a “pie de página” para la Derecha vernácula más recalcitrante (que se expresa a través de algunos Medios). Como no tienen ideas, salvo la del lucro y su corcel, la dominación, lanzan diatribas burlescas por escrito que, lejos de responder, ignoraremos.

Hay una tarea mucho más importante por removedora y dadora de sentido: la construcción plural de un mañana de equidad para nuestro pueblo.

Hacia allí vamos. Y, que conste: seguimos reclamando Verdad y Justicia.

Por ellos, hombres y mujeres torturados, asesinados y desaparecidos.

Por nosotros.

Por los que vendrán.

Por Héctor Valle
Investigador social y periodista

La ONDA digital Nº 859 (Síganos en Twitter y facebook)

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.