Ha muerto el actor canadiense Christopher Plummer

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ha muerto el actor canadiense Christopher Plummer con 91 años, ganador de un Oscar en 2012 por ‘Beginners’ y famoso por cintas como Sonrisas y Lágrimas  junto a Julie Andrews  . Nacido en Toronto (Canadá), cuenta con una larga trayectoria cinematográfica, principalmente por papeles como actor de reparto y que estará marcada por su interpretación del ‘capitán Von Trapp’ en el éxito de taquilla ‘Sonrisas y lágrimas (1965).

Considerado una de las leyendas de Hollywood, ganó el Oscar al mejor actor de reparto en 2011 por su papel en ‘Beginners’ (2010), convirtiéndose en ese momento en el actor más veterano en lograr la estatuilla, con 82 años.

Tras más de medio siglo de carrera, le llegaba este reconocimiento por interpretar a un anciano que se declara homosexual después de la muerte de su esposa, una actuación que también le valió un Globo de Oro y un Premio del Sindicato de Actores.

El actor canadiense estuvo nominado en otras dos ocasiones a los Oscar por ‘Todo el dinero del mundo’, donde sustituyó a Kevin Spacey, y por ‘La última estación’ (2009) sobre la vida de León Tolstói.

Una prolija carrera en el mundo del cine con participaciones en cintas como ‘Sonrisas y Lágrimas’, ‘El hombre que pudo reinar’, ‘Una mente maravillosa’, ‘La caída del imperio romano’ o ‘El dilema’. Más recientemente, en 2019, trabajó en ‘Con todos los honores’, de Frank Pitsenbarger, y ‘Puñales por la espalda’, de Harlan Thrombey.

Cuenta con dos premios Emmy, de seis nominaciones, así como dos premio Tony, como mejor actor en un musical por ‘Cyrano’ y como mejor actor por ‘Barrymore’.

Plummer, nació en Toronto en 1929, aunque creció en Quebec y era bisnieto de John Abbott, el tercer primer ministro de Canadá. Cuando era jovén se unió al Montreal Repertory Theatre y tras un breve período en Broadway logró su primer papel principal como Hal en Henry V en el festival Stratford de 1956 en Ontario. Tras este papel llegaron muchos otros, tanto en Stratford como en Broadway e incluso llegó a estar nominado al Tony en 1959 como mejor intérprete en J.B., obra de Archibald MacLeish. Posteriormete ganaría dos de estos galardones, por Cyrano y por Barrymore. Su primer papel importante en una película fue en La caída del Imperio Romano, interpretando al emperador Cómodo, trabajo que lo llevó a ser elegido como el protagonista masculino de Sonrisas y Lágrimas. El intérprete también participó en filmes tan importantes como Doce monos, de Terry Gilliam; Malcom X, de Spike Lee o incluso en Star Trek VI: Aquel país desconocido. Toda una pérdida para el mundo del cine.

 

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.