El Niño se viene con todo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Un pronóstico experimental de científicos del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas prevé un ‘súper’ El Niño para comienzos de año. Sería el más intenso de los registrados hasta ahora. En el pasado, el mal comportamiento de El Niño ha desatado incendios mortales, sequías, olas de calor, inundaciones y deslizamientos de tierra en todo el mundo.

Esta vez sería peor, auguran los científicos. El Niño se está desarrollando junto con un aumento sin precedentes en las temperaturas globales que, según los científicos, ha aumentado la probabilidad de olas de calor brutales e inundaciones mortales como las observadas en las últimas semanas en el hemisferio norte.

El pronóstico no desarrolla sus posibles efectos en el hemisferio sur, pero se entiende que lo afectará en términos equivalentes. Ya hay señales de que el aumento de las temperaturas podría aumentar la capacidad de El Niño de provocar fuertes lluvias, dijo Yuko Okumura, científico investigador de la Universidad de Texas.»Es probable que el impacto sea más fuerte» que los sucedidos hasta ahora, dijo Okumura.

Los modelos climáticos han sugerido durante meses la posibilidad de que se produzca un intenso El Niño que podría provocar inundaciones, olas de calor y sequías. El fenómeno se caracteriza por un aumento de calor en las aguas superficiales a lo largo del ecuador en el Océano Pacífico oriental y central. Cuanto más cálidas se vuelven esas aguas y cuanto más se combinan con los vientos que soplan de oeste a este sobre el Pacífico, más fuerte es El Niño y su influencia en el clima global.

Un pronóstico que el Centro Nacional de Investigación Atmosférica emitió el martes vaticina un súper El Niño, con una fuerza que rivalizaría con el histórico El Niño de 1997-1998. Ese invierno trajo lluvias extremas a California y Kenia, y una intensa sequía a Indonesia.

El último súper Niño ocurrió en 2015-2016, y estuvo relacionado con un severo blanqueamiento de corales en la Gran Barrera de Coral, ciclones récord en el Pacífico, sequías e incendios en Australia, una tormenta de nieve histórica a lo largo de la costa del Atlántico Medio y brotes de enfermedades en todo el mundo.

Por lo regular, El Niño provoca condiciones secas en lugares como Indonesia, el norte de Australia y el sur de África y condiciones húmedas en partes de América del Sur, el este de África y a lo largo de la franja sur de los Estados Unidos. Los indicios ya sugieren un verano caluroso y seco para Australia, por ejemplo, donde las autoridades advierten sobre un mayor peligro de incendios forestales. Para el cono sur, cabe conjeturar, el verano austral será particularmente caluroso y húmedo.

Perú es de donde El Niño obtuvo su nombre, que significa el niño Jesús y el inicio del calor del Océano Pacífico alrededor de la Navidad. El patrón es conocido por traer fuertes lluvias a las comunidades costeras de esa zona.

(Síganos en TwitterFacebook)
INGRESE AQUÍ POR MÁS CONTENIDOS EN PORTADA

Las notas aquí firmadas reflejan exclusivamente la opinión de los autores.